Asfalto en frío, la solución más utilizada para los problemas de bacheo en México

Uno de los problemas viales que comparten la mayoría de las ciudades mexicanas es el bacheo; a finales del año 2015 el Gobierno del Distrito Federal informó que si se unieran todos los baches de la Ciudad de México se obtendría una superficie de casi tres millones de metros cuadrados, es decir, del equivalente a 45 zócalos de la ciudad. Si bien el asfalto en frío es una de las principales soluciones para el tratamiento de baches, hundimientos, bordos, acocodrilados y fracturas en el asfalto o concreto hidráulico, la problemática aún es grande.

Los baches se producen cuando la carpeta asfáltica se deteriora por cuestiones como las filtraciones de agua, deficiencias en el suelo o el tránsito vehicular pesado; la problemática en las ciudades es que día a día aparecen más baches, no sólo en las vialidades principales sino también en las calles secundarias, por lo que atenderlos en su totalidad puede ser un proceso largo y lento, especialmente ante la aparición de nuevos huecos en las calles, lo que dificulta aún más su tratamiento.

Muchos de los ciudadanos piensan que la calidad del asfalto es el factor más importante para evitar que se produzcan baches, sin embargo, una buena producción no lo es todo, pues un terreno muy húmedo o muy seco por naturaleza puede provocar que las capas de material se fragmenten rápidamente, en especial en los caminos de la capital mexicana, pues muchas zonas se encuentran cimentadas en áreas geológicas con un alto grado de humedad.

El problema de bacheo afecta principalmente al conductor, pues en muchas ocasiones los automovilistas, ciclistas, motociclistas e incluso conductores de camiones grandes, se enfrentan a daños en sus vehículos al caer de forma inesperada en un bache.

Tratándose de la vía pública, las autoridades estatales, municipales y federales tienen la responsabilidad de atender la problemática del bacheo, sin embargo, en las zonas de parques industriales, residenciales o comerciales, muchas veces los encargados de solucionar el problema de bacheo son los particulares, ya sea los dueños de dichas industrias o de los conjuntos domésticos.

El asfalto en frío es una mezcla asfáltica de alta calidad, la cual suele ser producida en caliente pero se aplica en frío, produce resultados inmediatos y permanentes, por lo que es la mejor solución al día de hoy para tratar la problemática del bacheo. Dentro de las ventajas de uso de este material encontramos:

Resultados óptimos trabajando bajo cualquier condición climática, incluso lluvia y con los baches llenos de agua, pues el material se comporta adecuadamente y su característica de reparación permanente no se deteriora ni con el agua.

Mayor facilidad y limpieza en el proceso de aplicación, ya que solo se requiere limpiar la zona, aplicar el producto y compactarlo, sin utilizar herramientas pesadas, y se reduce al mínimo el desperdicio de material.

No requiere de proceso de compactación, por lo que soporta el tráfico vehicular inmediatamente después de haber sido colocado, a diferencia de las mezclas aplicadas en caliente, que se adhieren al rodado vehicular si aún no se compactan y que requieren de un tiempo de espera para enfriarse y permitir el paso de los vehículos.

Es fácilmente almacenable, se puede adquirir a granel o en bolsas, esta característica de disponibilidad y la facilidad de aplicación permiten incrementar la productividad en el trabajo de las flotillas de mantenimiento, pero también para particulares, quienes pueden solucionar fácilmente problemas de baches, hundimientos, bordos o acocodrilados en zonas residenciales o comerciales.

Ya que es un material de alta disponibilidad, permite la posibilidad de programar las tareas de mantenimiento a cualquier hora, en especial durante la noche o en casos de emergencia, pues el trabajo se realiza rápidamente y no es necesario cerrar vialidades o detener el tránsito mientras se trabaja y seca el material, con lo que también se puede evitar el congestionamiento de tráfico.

¿Por qué utilizar el asfalto en frío, en vez del caliente para la reparación de baches?

Los asfaltos en frío cuentan con polímeros especiales que se aplican en frío y se compactan manualmente o con el uso de una aplanadora y una máquina en el caso de las vialidades largas, es un material de alta duración aun en avenidas, carreteras o autopistas, donde se le puede usar para la restauración y solución de problemas de bacheo en pavimentos moderada o severamente dañados.

A diferencia del asfalto en caliente, su aplicación es muy rápida y no requiere de un proceso de enfriamiento y compactación, pues puede abrirse la vialidad rápidamente, y el mismo paso de los vehículos hará que el material se compacte solo.

Por otro lado, si el material para el asfaltado en frío trae un impermeabilizante, no lo penetrará el agua, por lo que será mucho más durable y su vida útil, más larga.

Sin embargo, su lado negativo es que es más costoso que el asfalto en caliente y en algunos lugares se ha prohibido su uso en vialidades principales o extensas, ya que los polímeros que contiene son contaminantes en grandes cantidades. Por esta razón se ha utilizado mayormente para solucionar rápida y efectivamente los problemas de bacheo tanto en las grandes ciudades, carreteras, autopistas, industrias, aeropuertos y demás caminos públicos o privados.

En Escudero contamos con la mejor calidad de materiales para el asfalto en frío, con los mejores precios en el mercado y la mejor calidad para solucionar los problemas de bacheo en todo tipo de vialidades. Llámanos hoy mismo y pregunta por las soluciones que tenemos para ti.