EL BLOG DE LOS ESPECIALISTAS EN ASFALTO

 
CATEGORÍAS
Cómo funcionan los contratos “Mantenedor, Rehabilitador y Operador”
23 Nov 2018

Cómo funcionan los contratos “Mantenedor, Rehabilitador y Operador”

El nivel de infraestructura en cuanto a vías de comunicación que un país posee es la piedra angular para lograr un desarrollo económico óptimo. En México contamos con más de 300 mil kilómetros de caminos: autopistas, carreteras, caminos rurales, y accesos que permiten la conectividad entre casi todo el país.

Con esta infraestructura, lograda a lo largo de muchos años, México se ha posicionado dentro de América Latina como un líder en investigación destinada al desarrollo tecnológico aplicado a los pavimentos asfálticos, materiales pétreos y procesos constructivos, así como nuevos procesos de licitación que aseguran un mejor funcionamiento de las vías de comunicación dentro del país. Estos dos elementos han contribuido a crear un círculo virtuoso que beneficia al usuario, empresas y gobierno de manera sustancial.

Dentro de los novedosos esquemas antes mencionados, encontramos un tipo de contrato para el desarrollo de obras carreteras llamado “Mantenedor, Rehabilitador y Operador” (MRO), aquí te explicaremos cómo funcionan estos y por qué son sumamente benéficos para los caminos mexicanos.

Cómo funcionan los MRO

Esta forma de contrato está pensada para hacer que los caminos duren mucho más tiempo de lo que normalmente durarían. Para ello, se compromete a la empresa ganadora del concurso a que, una vez construida la carretera, sean ellos los responsables de mantener el camino en buenas condiciones a lo largo de la duración del contrato, que generalmente son de 8 o 10 años.

Qué ventajas tiene este tipo de contrato

Los MRO son beneficiosos tanto para el público en general como para la empresa a la que se le otorga el contrato. Por una parte, el usuario goza de una gran experiencia cada vez que transita por la carretera en cuestión y para la otra, la empresa desarrolladora no deberá de estar dando constante mantenimiento, sino que deberá de tener un equipo especializado que pueda acudir cada vez que se presenta un problema.

La calidad es el objetivo

Este tipo de licitaciones cuentan con un supervisor que, durante todo el contrato, revisará que la compañía a cargo de la carretera cumpla con sus obligaciones cabalmente. De no cumplir con los requisitos, la empresa es penalizada hasta que se resuelva el problema.

Los MRO aseguran que el camino se mantendrá en condiciones óptimas para ser transitado ya que, de no ser así, la empresa será la que se verá más afectada al tener que hacer trabajos extra sin poder cobrar más por ello.

Comentarios


0