CONSIDERACIONES PARA LA ELECCIÓN DE UN EQUIPO DE DRAGADO

La elección del equipo de dragado es fundamental para el éxito del proceso de extracción, transporte y vertido de materiales dragados. Aunque tradicionalmente es el encargado de la obra quien elige tal equipo a partir de su experiencia, hay una serie de factores que deben tomarse en cuenta para tal elección, pues es sólo a través de su análisis que se puede determinar cuál es la mejor opción según las características y necesidades tanto técnicas como económicas del proyecto en cuestión. A continuación describimos brevemente cuáles son estos factores y cuál es su importancia al momento de elegir el equipo para realizar la draga.

Son tres los aspectos principales que se deben analizar para elegir el sistema de dragado adecuado: las condiciones del emplazamiento donde se realizará el trabajo, las características del material a dragar y el tipo de operaciones de dragado que se tiene contemplado realizar. Tomando en cuenta los puntos anteriores la tarea de elección de una draga resulta mucho más sencilla ya que permiten determinar aspectos específicos de las características de la extracción, transporte y vertido del material, tales como el volumen del dragado, la distancia del emplazamiento del dragado y la zona de vertido, el tipo de sedimento y el grado de contaminación que presenta, así como las condiciones meteorológicas y factores relacionados con el tráfico marino que intervendrán en el proceso.

En cuanto a las características del emplazamiento, es necesario considerar las propiedades de la zona de extracción y de vertido: dimensiones, profundidad, grado de agitación, distancia al punto de vertido y requerimientos medioambientales. Determinar las dimensiones de la zona a dragar permiten descartar los tipos de dragas que no resultan adecuados, principalmente por complicaciones en su operación. Por ejemplo, en las zonas estrechas, las dragas de succión no resultan útiles pues requieren de gran espacio para que la embarcación gire, mientras que en zonas de gran dimensión, en las que por lo regular se extraen grandes volúmenes de material, el uso de una draga de cuchara no resulta práctico  debido a su capacidad limitada.

El grado de agitación que se presenta en el emplazamiento de extracción es otro de los factores a considerar para la elección del equipo de dragado. En el caso de que se trabaje en un lugar expuesto a oleajes intensos se recomienda emplear dragas autoportantes y evitar aquellas que necesitan de sistemas de anclaje. La distancia del punto de vertido en relación con el punto de extracción también es determinante para la elección del equipo, y en distancias que superan un kilómetro lo más recomendado es utilizar sistemas con gánguiles o embarcaciones autoportantes, mientras que para distancias cortas un sistema de bombeo por tubería flotante resultará más eficiente.

El último punto a considerar en cuanto a las características del emplazamiento son los requerimientos medioambientales. Como es sabido, en algunos lugares existen limitaciones para operar obras de dragado ya que son altamente frágiles o bien, existen restricciones por la contaminación con olores o ruido que puede llegar a ocasionar el dragado, por lo que no se pueden llevar a cabo tareas de extracción ni vertido en ellos.

Gracias a la evaluación de las características del material a dragar y del tipo de terreno en el que se va a trabajar se puede establecer el comportamiento que presentará un equipo de dragado en particular. Por ejemplo, las dragas tipo cuchara ofrecen un buen comportamiento en terrenos sueltos, pero no son adecuadas para usar en terrenos duros o fluidos; las dragas tipo pala puede trabajar perfectamente casi en cualquier terreno, a excepción de los fluidos, en los que presenta mal comportamiento. Las dragas tipo rosario no trabajan bien en terrenos de arcilla muy cohesiva pero son adecuadas para extraer fangos, arenas y arcillas compactas y rocas blandas. Por su parte, la succión en marcha presenta buen comportamiento en arenas sueltas, fangosas, limos y gravas, y las cortadoras en todo tipo de terrenos a excepción de los que presentan rocas duras. Finalmente las dragas de succión estacionaria tienen buen comportamiento en arenas sueltas y semicompactas y en fangos sueltos, pero no son adecuadas para extraer arenas compactas o cohesivas.

Si bien, la elección del equipo para dragado y su correcta puesta en marcha de la extracción son fundamentales, hay un aspecto que no podemos pasar por alto al momento de hacer toda la planificación de la obra pues es una parte importante de la viabilidad y coste final del proyecto: la gestión del material dragado. Todas las operaciones de dragado producen grandes cantidades de material y para definir el tipo de vertido a emplear y la zona en que se realizará es necesario partir de los criterios medioambientales dispuestos por las autoridades correspondientes. En este punto cabe mencionar que la preocupación por el cuidado del medio ambiente ha impulsado el fomento de la reutilización de los materiales obtenidos del dragado y que los permisos necesarios para hacer el vertido del material en un terreno sólo se otorgan cuando se justifica que no existe posibilidad de aprovechar estos materiales en obras de ingeniería civil, en la pesca, agricultura o en proyectos para mejoras medioambientales.

La clave para determinar la manera en que los materiales dragados se deben gestionar es la evaluación de sus niveles de contaminación, es decir, de la presencia de sustancias tóxicas como mercurio, cadmio, plomo, cobre, zinc, cromo, arsénico y níquel, entre otros. Según la concentración de tóxicos, los materiales dragados se pueden catalogar en tres categorías. A la primera categoría pertenecen los materiales libres de contaminantes que en caso de no poder aprovecharse de otra manera se pueden verter al mar libremente; a la segunda categoría pertenecen los materiales moderadamente contaminados que se pueden verter al mar de manera controlada a partir del estudio del impacto ambiental que podrían ocasionar; a la tercera categoría pertenece el material contaminado que se puede disponer en un vertedero aislado. En futuras entradas en este blog hablaremos a mayor detalle de los requerimientos para el vertido de materiales dragados y de recomendaciones para la operación y mantenimiento de equipo.

Recuerda que en GRUPO ESCUDERO diseñamos y fabricamos equipos de dragado y ponemos a tu alcance nuestros productos respaldados por más de 30 años de experiencia en el mercado. Si deseas solicitar información a detalle sobre nuestros productos o necesitas asesoría especializada en la elección de la draga adecuada para tu proyecto no dudes en contactarnos, en GRUPO ESCUDERO con gusto te atenderemos.