EL BLOG DE LOS ESPECIALISTAS EN ASFALTO

 
CATEGORÍAS
Empresas privadas como apoyo para los servicios públicos
6 Mar 2019

Empresas privadas como apoyo para los servicios públicos

No es algo nuevo que el gobierno sub contrate a empresas privadas para realizar alguna obra pública, sin embargo, en este tipo de concesiones, el que asumía el riesgo completo del negocio era el empresario; muchos no estaban dispuestos a correrlo. Sin embargo, durante la última década se han desarrollado nuevos modelos que pretenden hacer del sector privado un socio estratégico del gobierno en el desarrollo de infraestructura.

Durante la primera mitad de la pasada administración, la proporción del gasto que se hace en infraestructura por parte del gobierno con respecto a la iniciativa privada era de 10 a 0, mientras que durante el último año del mismo gobierno, está proporción se ajustó a 6 partes por parte del gobierno por 4 por parte de empresas privadas.

Es evidente que, para empresas del sector privado dedicadas a la construcción, es cada vez más rentable desarrollar proyectos públicos. Esto se debe, en gran medida, a la implementación de los instrumentos antes mencionados, uno de ellos son los llamados PPS.

Proyectos de Prestación de Servicios

Este tipo de proyectos se han llevado a cabo en nuestro país desde la década pasada y se diferencian de las concesiones tradicionales porque la empresa privada no debe de asumir ningún riesgo.

En los PPS, la empresa es la encargada de llevar a cabo la obra de principio a fin: realiza el diseño, financiamiento, operación y operación de la obra. Las obras más comunes para llevar a cabo un proyecto de este tipo –al igual que en cualquier otro tipo de licitación– son las carreteras, aunque también se han desarrollado hospitales, escuelas y cárceles, entre otros, bajo el mismo modelo.

Gana el sector privado y gana el Estado

Con estos sistemas, se busca que el gobierno aproveche las capacidades de empresas privadas para eficientar el desarrollo de infraestructura a lo largo del país: se reducen costos y mejora la calidad de los servicios. En algunos países europeos –Francia e Inglaterra, por nombrar algunos- en los que este modelo se encuentra en una etapa avanzada, los gobiernos han visto un ahorro promedio del 17% en lo respectivo a obra pública.

Modelo de larga duración

Otra de las ventajas que ofrecen proyectos como estos es que están dotados de una gran estabilidad para las dos partes. El Estado estará brindando un servicio de calidad a los ciudadanos y una empresa privada mantendrá un negocio fructífero durante muchos años. Es por ello que el desarrollo de infraestructura pública por empresas privadas se mantiene en constante crecimiento.

Comentarios


0