Mezclas asfálticas

Las mezclas asfálticas para pavimentación son una combinación de asfalto y materiales pétreos en proporciones exactas. Las proporciones relativas de estos materiales determinan las propiedades físicas de la mezcla y eventualmente el desempeño de la misma como pavimento terminado.  Las mezclas asfálticas muestran propiedades que contribuyen  a la buena calidad de un pavimento. Estas incluyen la estabilidad, la durabilidad, la impermeabilidad, la trabajabilidad, la flexibilidad, la resistencia a la fatiga y la resistencia al deslizamiento; y se clasifican en:

Mezclas asfálticas en caliente.

  • Mezclas asfálticas de granulometría densa.
  • Mezclas asfálticas de granulometría abierta.
  • Mezclas asfálticas de granulometría discontinua, tipo SMA.

Mezclas asfálticas en frio.

  • Mezclas asfálticas de granulometría densa.
  • Morteros.

Mezclas asfálticas por el sistema de riego.

Las mezclas asfálticas se emplean en la construcción de pavimentos,  ya sea en capas de rodadura o bien en capas firmes y su función es proporcionar una superficie de rodamiento cómoda, segura y económica a los usuarios de las vías de comunicación (avenidas, carreteras y autopistas principalmente) facilitando la circulación de vehículos.