Reciben el nombre de silos las estructuras o construcciones diseñadas para almacenar materiales a granel. Utilizadas en diferentes sectores, estas estructuras tienen una forma cilíndrica son construidas muy comúnmente con placas de acero, metal galvanizado y hormigón armado. Originalmente este tipo de estructuras se empleaban exclusivamente para el almacenamiento de granos y hasta nuestros días continúan siendo indispensables en el ciclo de acopio, sin embargo, actualmente se ha adaptado en diferentes industrias, y se usen para guardar desde productos generados de la agricultura hasta cemento, carbón, arena, sal entre otros.

Con el paso del tiempo los silos se han vuelto indispensables y como hemos mencionado, su diseño se ha adaptado para diferentes usos y según la aplicación específica que se le dará se construyen en formas y materiales diferentes. Estas estructuras se pueden distinguir a partir del uso que se les da o bien, por su diseño, por lo regular se instalan en plantas de almacenamiento de diferentes industrias. Los tipos más comunes de estos contenedores son los diseñados para almacenar cemento y otros materiales secos que se presentan en polvo, además suelen ser móviles para permitir el transporte de los materiales de un lugar a otro. La ventaja de estos contenedores es que se pueden encontrar con un sistema de pesaje natural integrado y su capacidad puede ir desde las 20 hasta más de 100 toneladas.

De entre todos los que se utilizan en la actualidad, los tipo torre que presentan la forma cilíndrica de los primeros que se crearon, siguen siendo los más utilizados y pueden encontrarse disponibles en una extensa variedad de materiales, lo que los hace más o menos indicados para instalarse en lugares con características ambientales determinadas o para almacenar ciertos materiales o productos en específico. El material empleado en su fabricación determina tanto su costo como su durabilidad y para la elección del adecuado es necesario evaluar las características del silo, su capacidad, durabilidad y nivel de protección que ofrece.

Por otra parte, los silos de hormigón se fabrica con bloques pequeños de hormigón que se distinguen por su alta resistencia y durabilidad. La ventaja de utilizar un silo de este tipo es que sus dimensiones se pueden aumentar según las necesidades que se presenten y se puede desmontar fácilmente para cambiarlo de ubicación, por lo que en dado caso que el volumen de materia a almacenar incremente, tan sólo se le tienen que hacer algunas modificaciones al silo y no es necesario adquirir un contenedor nuevo. También existen los contenedores tipo torre con bajo oxígeno, que no son más que una especialidad de los cilíndricos y que en apariencia asemeja a un silo de torre, pero en el interior crea un ambiente con poco oxígeno, característica que le permite evitar el desarrollo del moho y la descomposición de los materiales que se almacenen en él, por lo que resulta ideal para almacenar materiales fermentados.

Cuando las necesidades de almacenamiento son de gran volumen lo recomendado es utilizar un silo tipo búnker, el que tiene forma de trinchera con muros de hormigón y una cubierta de lona hermética que sella la estructura a la perfección. Este tipo de silo es una alternativa bastante económica y como hemos mencionado, permite almacenar grandes volúmenes de material. Por otra parte encontramos los de tipo bolsa que se fabrican con tubos de plástico, por lo regular de un diámetro de 10 pies. Contrario a lo que se podría pensar porque están fabricados de plástico, no son estructuras livianas, así que su instalación requiere de un manejo seguro. Los de tipo bolsa se encuentran disponibles en longitudes variables según el volumen del material que vaya a almacenar.

Hay silos bastante comunes, principalmente para almacenar sal, arena y otros materiales secos son los cónicos. En este punto cabe mencionar que los diferentes tipos de depósitos de metal, madera u hormigón pueden tener un fondo cónico, o bien plano. En el caso de los que tienen el fondo cónico, la descarga del material se hace por la fuerza de gravedad, mientras que para descargar los de fondo plano se tienen que usar transportadores de gusano o bien, recurrir a un proceso manual.

Con más de 30 años en el mercado, en GRUPO ESCUDERO somos líderes en el desarrollo de proyectos para la construcción y fabricación de silos especializados para almacenamiento de concreto asfáltico y otros productos secos, contamos con un extenso catálogo de equipos para la puesta en obra y almacenaje de materiales especiales para la construcción. Te invitamos a ponerte en contacto con nosotros para solicitar información detallada acerca de nuestros productos y silos, vehículos de transporte y maquinaria pesada.