TIPOS DE PAVIMENTACIÓN

De los procesos de construcción vial, la pavimentación es uno de los más importantes, brindan seguridad y fácil tránsito para automóviles y peatones. Consiste en el revestimiento exterior del suelo. La humanidad ha pavimentado las calles para facilitar su tránsito por miles de años, por ejemplo, los romanos utilizaron piedras para pavimentar todas sus calles. En este procedimiento se pueden usar distintos materiales, en la actualidad los más comunes son el asfalto y el hormigón, y en menor cantidad la piedra, lajas, adoquines, ladrillos, entre otros; y para su construcción existen distintas técnicas.

Te damos la bienvenida al Blog de Escudero, un espacio diseñado por nuestros especialistas para ti, donde encontrarás información y temas de interés acerca de nuestros productos y servicios. En esta ocasión hablaremos sobre los tipos de pavimentación que existen y los materiales que se utilizan para cada una.

Los procesos de pavimentación se distinguen por la variedad de materiales utilizados para su construcción y las técnicas de aplicación. En la actualidad los procesos industriales para facilitar la producción de los materiales, la creación de nuevas maquinarias y los avances en la ingeniería civil, has dado como resultado cuatro tipos de pavimentos:

Pavimentos flexibles. Son los más comunes en las calles y avenidas de las ciudades. Están conformados por una o varias capas, dependiendo del terreno. Pero por lo regular se busca aplicar al menos las siguientes tres capas:

  • Capa de rodamiento. Constituida por una carpeta de concreto asfaltico, colocado de una manera uniforme, de color estable y textura idónea. Esta capa es la que absorbe la mayor cantidad de esfuerzo. El asfalto es económico, por ello es el material más utilizado en los pavimentos flexibles, y puesto que es de granulometría abierta permite las aperturas de servicios de drenaje. También puede ser construida con cemento, pero es menos común.
  • Esta capa sirve para estabilizar la capa anterior. Se construye con materiales de recebo.
  • Por lo general es el terreno natural en donde descansa la estructura del pavimento, es decir sirve como el cimiento. A mayor resistencia de esta capa menor debe ser el espesor del pavimento y menor resistencia mayor espesor. En caso de una capa subrasante de mala resistencia, se mejora colocando una capa de entre 30 a 40 centímetros de espesor de tierra compactada.

Pavimentos rígidos. Este tipo de pavimentación consiste en losas de concreto rígido. Para su construcción se utiliza un cemento especial, denominado hidráulico. Estas losas al ser tan rígidas absorben casi en su mayoría el esfuerzo generado por el tránsito. Se conforma por dos capas: la capa base y la subbase.

La capa base es la del pavimento de cemento hidráulico, en ésta se hacen unas juntas trasversales y longitudinales, para darle una estética, puesto que si no se hacen estas juntas se crearán solas por el efecto de dilatación y contracción del cemento, que se produce cuando es expuesto a las temperaturas variables de la intemperie.

La capa subbase se conforma de tierras finas compactadas. Su función es impedir el bombeo o expulsión del agua a alta presión a través de las juntas, que sucede sí se colocan las losas sin cimientos. Contribuyen a la resistencia de la estructura del concreto y les dan estabilidad a las losas.

Pavimentos articulados. Esta conformado por una capa de rodamiento de adoquines de concreto o piedra y una capa de arena. Tiene un comportamiento similar al pavimento flexible, y las capas que lo constituyen tiene las mismas funciones. Tiene la ventaja de que su mantenimiento es más sencillo que los dos pavimentos anteriores, pero su duración suele ser menor.

Pavimentos semirrígidos. Es la combinación de tipos de pavimentos diferentes, es decir, pavimentos flexibles y rígidos. Por lo regular la capa rígida es colocada debajo y la flexible en la parte superior que hace la tarea de capa de rodamiento. Usualmente se utiliza cemento hidráulico en la parte inferior y concreto asfáltico en la superior, de esta manera se da una estabilidad al suelo que permite las cargas pesada, como las de los camiones de carga o los aviones.